El esguince de tobillo es una lesión de los ligamentos del mismo tobillo. Los ligamentos son las estructuras que unen un hueso con otro y dan estabilidad y soporte al tobillo.

Estos ligamentos se lesionan cuando nos torcemos el pie, debido a que se sobreestiran en exceso, soportando mucha más tensión de la normal, pudiéndose incluso desgarrar o romper parcial o totalmente. Existen varios grados de esguince:

• Grado 1: Es el más leve. En este el ligamento sufre una distensión o alargamiento de las fibras, aunque no llega a romperse.
• Grado 2: En este caso, el ligamento sufre un desgarro de sus fibras, aunque sigue habiendo continuidad en las fibras del ligamento, es decir, se considera una rotura parcial del ligamento. Este caso, no es el más grave, pero sí que suele ser el más doloroso, ya que, al estar desgarradas algunas fibras, pero no estar roto completamente, cuando apoyamos el pie o caminamos, sin vendaje, estas fibras pueden ir desgarrándose un poco más y esto seguir causando dolor agudo. Además, cursa con gran hinchazón en el tobillo, aparece como una pelota en el tobillo. Quizá, es el que mayor hinchazón provoca.
• Grado 3: Se considera grado 3 cuando el ligamento está roto completamente, no hay continuidad de fibras, un extremo del ligamento está completamente separado del otro extremo. Este es el menos frecuente, y la mayoría de las veces el menos doloroso, aunque muchas de las veces requiere intervención quirúrgica.

En el tobillo, los esguinces suelen darse en la parte externa, ya que el mecanismo de lesión típico es una torcedura del pie donde éste se dobla para dentro y la zona que se sobreestira en la zona lateral o externa del tobillo.

Aunque es cierto que, por mi experiencia, suelen venir acompañados de un esguince secundario y de menor gravedad, en la parte interna del tobillo, debido a que ante una torcedura del pie, solemos tener una respuesta corporal automática, inconsciente y muy rápida de girar el tobillo hacia el lado opuesta de manera inmediata, como defensa corporal intentando contrarrestar la primera torcedura, lo que en muchas ocasiones acaba creando también un esguince en la parte interna, aunque menor.

Los ligamentos dan estabilidad a la articulación y evitan el movimiento excesivo de dicha articulación. Cuando hay un esguince, secundariamente se produce una inestabilidad de tobillo debido a que estos ligamentos se han debilitado, se han hecho más laxos de lo normal o se han roto. Por ello, es muy importante un tratamiento rápido, precoz y adecuado en los esguinces, realizado por un fisioterapeuta, evitando la inmovilización absoluta de la articulación, ya que sería contraproducente en la buena recuperación. Debido a esta inestabilidad que se crea, si el esguince no es tratado a tiempo y de forma adecuada, a la larga podría persistir dicha inestabilidad y provocar esguinces repetidos a largo plazo y de forma crónica.

Hoy en día, los grados 1 y 2 de esguince no deben tratarse con una inmovilización rígida, es más, requieren de movimiento y actividad, al igual que deambulación y carga de peso, aunque siempre de forma controlada y restringiendo el movimiento, con un vendaje funcional.

El tratamiento de fisioterapia en el esguince de tobillo suele consistir en: crioterapia (hielo), terapia manual, trabajo de propiocepción (muy importante), cyriax, movilizaciones, vendaje funcional, punción seca en caso de que se haya producido alguna contractura muscular, EPTE y neuromodulación en los casos que se consideren oportunos.

En Clínica Paiporta, disponemos de ecógrafo con el fin de poder diagnosticar correctamente los esguinces de tobillo, poder saber de qué grado de lesión se trata, así como para poder ver le evolución y recuperación de éste a lo largo del tratamiento. Además, nos permitirá comprobar o sospechar si hay alguna otra lesión asociada o no. También en Clínica Paiporta, damos una gran importancia a la utilización del ecógrafo en algunos de los tratamientos, ya que en tratamientos que deben ser mucho más precisos, nos guiamos con la imagen del ecógrafo para saber que estamos en el punto exacto de lesión y que por tanto, el tratamiento sea mucho más eficaz y efectivo.

Nuestra fisioterapeuta, Laura García, de Clínica Paiporta, está especializada en, entre otros, y el centro está homologado EPTE. Este tratamiento también está ayudando mucho en la recuperación de esguinces de tobillo, observando que en muchos de los casos se acortan tiempos de recuperación y gracias a su efecto regenerador, proporciona muy buenos resultados a corto y largo plazo, evitando recaídas y cronificaciones a largo plazo, y consiguiendo curarlo al 100%, ya que la regeneración de dicho ligamento será la más correcta y adecuada con todas sus fibras alineadas.

Laura García

Nº Colegiado 5433 ICOFCV

Fisioterapeuta – Especialista EPTE

Esguince de tobillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *